miércoles, 26 de marzo de 2014

CIENTO TREINTA Y CINCO


Voy a tientas,
descubro el perfil intacto de una herida,
me preparo, conozco los síntomas,
de la hemorragia detengo sólo el miedo,
trazo a lápiz un camino,
aunque sé que no hay retorno,
es para la huida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada